Un momento de esta mesa de debate

Partidos políticos coinciden en la necesidad de abordar de una manera "decidida" la recuperación de la Memoria Histórica

Cultura

Representantes de las principales formaciones políticas coincidieron ayer en Galdakao en la necesidad de abordar de una manera "decidida" la recuperación de la Memoria Histórica para solventar así el ejercicio de "desmemoria" que se ha ejercido en los últimos treinta años en el Estado.
Ésta es una de las conclusiones extraídas en la mesa de debate planteada en el centro de Gandasegi dentro del programa de actos impulsado desde el pasado mes de marzo conjuntamente por el grupo Galdako Gogora y el Ayuntamiento de este municipio para conmemorar el 75 Aniversario de los bombardeos sufridos por Galdakao en el contexto de la Guerra Civil (1936-1939).
En esta mesa de debate participaron los siguientes representantes:
Aitor Esteban, diputado de EAJ-PNV en el Congreso.
Joxean Agirre, responsable de Memoria Histórica de la Izquierda Abertzale.
Vicente Reyes, parlamentario del PSE - EE.
Arturo Aldekoa, apoderado del PP en Juntas Generales.
Mikel Arana, parlamentario de Ezker Anitza - IU.
Marina Bidasoro, Directora de Derechos Humanos de la Diputación de Gipuzkoa (EA).
En el turno de exposición inicial, cada invitado tuvo la ocasión de explicar el papel de su formación política en relación con la Memoria Histórica.
Mikel Arana subrayó que esta tarea de recuperación es "necesaria no sólo por justicia histórica, sino por el dolor infringido a todas aquellas personas que han visto vulnerado sus derechos y todavía hoy esperan respuestas, así como que alguien les pida perdón. La transición española necesita una segunda vuelta para garantizar incluso que los errores cometidos no vuelvan a reproducirse, máximo en un contexto como el actual, de crisis, y en el que se abren camino nuevas tendencias fascistas que recurren a mensajes que creíamos superados"
Arturo Aldekoa reclamó la conveniencia de "cotejar la historia e ir a fuentes acreditadas para evitar que la historia nos las cuenten otros, en función de interpretaciones sesgadas. Así, por ejemplo, se habla de Memoria Histórica cuando en realidad no es la historia propiamente dicha, sino más bien la historia personal y la que se recuerda de ella. Lo digo para evitar que caemos de nuevo en actitudes de intolerancia, quitando la razón a quienes, en un juego maniqueo, quedan separados entre buenos y malos".
Marina Bidasoro no dudó en calificar como "vulneración de los derechos humanos lo ocurrido hace 75 años y las consecuencias posteriores. Hablar de Memoria Histórica es hablar también de vulneración y víctimas, siendo necesaria una labor de verdad, justicia y reparación para ellas y sus familiares".
Vicente Reyes recordó que en Euskadi "tenemos un proceso todavía abierto para construir entre todos esta Memoria Histórica que implique un reconocimiento explícito a las víctimas. Es y será un proceso lento, pero lo importante es que avance con paso decidido".
Joxean Agirre puso en valor esta tarea de recuperación de la Memoria Histórica "para pasar el testigo de la verdad a las generaciones futuras y como mejor antídoto para combatir los relatos de parte".
Por su parte, Aitor Esteban criticó que la "transición española se haya cimentado sobre la desmemoria, entre otras cosas por el "ruido de sables" que acompañó a aquella época histórica. La Memoria Histórica se antoja así como un ejercicio no sólo saludable y necesario, sino pendiente. Una tarea que debe ser abordada desde todos los ámbitos con algún espacio de implicación en el tema como el de la investigación, pero teniendo siempre presente el papel de las víctimas que esa "desmemoria" ha provocado".
A lo largo de más de dos horas, con cincuentas personas presentes en la sala polivalente de Gandasegi, estos representantes abordaron el tema central planteado, dejando en evidencia, como subrayó el moderador, Josi Sierra, que "la visión de la realidad es poliédrica". Un turno de preguntas del público, interesándose por diferentes aspectos, cerró esta interesante mesa redonda y superando así con buena nota una actividad más incluida en el programa propuesto en Galdakao para favorecer la recuperación de la Memoria Histórica.