Fotografía final de familia, con los familiares y corporativos en Plazakoetxe

Galdakao homenajea en dos actos a las víctimas del franquismo en la Guerra Civil en el 74 aniversario de su bombardeo

Comunicación

Galdakao homenajeó este pasado jueves en dos actos a las víctimas de la Guerra Civil. Estos dos actos, uno realizado por la mañana en Plazakoetxe y otro por la tarde en Torrezabal Kultur Etxea, se hicieron coincidir con el 74 aniversario del bombardeo franquista que causó el mayor número de víctimas en Galdakao, con 24 personas fallecidas en el refugio ubicado en ese punto.
El acto institucional de la mañana, impulsado por el Ayuntamiento de Galdakao, contó con la presencia de familiares de aquellas víctimas, descubriéndose un monolito que, como recordó el alcalde Joseba Escribano, "será la piedra angular de nuestra memoria colectiva". En el acto intervino también el coro de la Escuela Municipal de Música, con la dirección de Belén Madariaga.
Enrique Jugo puso el apunte histórico en este acto: "Se ha hablado así del bombardeo de Otxandio (22 de julio de 1937), que produjo bastantes víctimas, más del medio centenar, al caer una bomba en mitad de la plaza del pueblo. Se ha señalado también en más de un sitio cómo en Durango (31 de mayo de 1937) una bomba cayó en la iglesia en mitad de una celebración, matando a muchos feligreses e incluso al párroco que oficiaba. Murieron cerca de cuatrocientas personas. De todos ellos, el de Gernika (26 de abril de 1937) ha quedado como la referencia de lo que fue el primer bombardeo masivo sobre una población civil, con más de mil muertos y cientos de heridos. Como digo, hubo muchos bombardeos, pero poco se ha explicado de los que se registraron en nuestro pueblo, Galdakao".
Enrique Jugo hizo, a continuación, un relato de lo sucedido hace 74 años en Galdakao y que emocionó al público asistente: "El gran bombardeo que se registró en Galdakao fue el 19 de mayo de 1937. Desde Zuazo hasta el puente del Mercadillo, que por entonces eran sólo huertas, se cubrió de decenas de bombas de gran potencia. Algunas llegaron hasta los mil kilos, dado el boquete que luego, a modo de firma, levantaba acta del enseñamiento que había dejado ese rastro... No obstante, también supuso una demostración de fuerza para cercar la apreciada fábrica de "La Dinamita", pero sin querer destruirla para el que se suponía pudiera ser un uso posterior en manos de los rebeldes. Si hubieran querido echarla abajo, sólo tenían que ordenárselo a esos aviones que esquilmaban todos los alrededores... Estrategia que luego se mostró más tarde, cuando ya finalizada la guerra no tardaron apenas unos días en ponerse al frente de este centro".
"Murieron muchos y otros estamos aún hoy aquí para contarlo, recordando una época que si nos dejó una lección ésa fue seguir siendo fieles a nosotros mismos, por muchos "pepinos" que volasen sobre nuestras cabezas y con la guerra perdida. El refugio que aún se mantiene en Elexalde, o los vestigios del cinturón de hierro, son testigos mudos de una época pasada y que forma parte de una historia local que tampoco conviene olvidar", comentó Jugo.
Joseba Escribano subrayó, a continuación, el carácter institucional del acto: "Ahora, al cumplirse setenta y cuatro años de los bombardeos de la aviación al servicio de Franco sobre Galdakao, Gernika, Durango, Otxandio, entre otras muchas localidades vascas, hemos considerado oportuno descubrir este monolito como piedra angular de nuestra memoria colectiva. Es nuestra modesta aportación a mantener viva la llama de ese recuerdo. Testimonio de aquellas víctimas de la barbarie franquista y que siempre nos acompañará en el recuerdo".
A continuación, miembros de la Corporación entregaron un ramo de flores a los familiares presentes en el acto. Poco antes, el Alcalde y Enrique Jugo, descubrieron el monolito tapado hasta ese momento con una ikurriña.
Por la tarde, en Torrezabal Kultur Etxea, la "Coordinadora Memoria histórica" se proyectó la parte del documental relacionado con Galdakao promovido por la Diputación Foral de Bizkaia. El acto estuvo seguido por numeroso público.
Este documental ha sido dirigido por el galdakoztarra Egoitz Rodríguez y ha sido elaborado con motivo del recuerdo, previsto para 2012, de las 33 localidades vizcainas que fueron bombardeadas en 1937. La película narra, a través de los protagonistas, aquellas vivencias y el poso que ha dejado en la memoria del pueblo vasco.
El acto de Torrezabal contó, además, con el testimonio directo de testigos directos de aquellos sucesos como Libe Asua y Kontxi Belandia, entre otros, poniendo el punto de emotividad al encuentro intergeneracional. El Coro de la Escuela de Música cerró esta jornada de homenajes.
El Ayuntamiento de Galdakao y esta Coordinadora Memoria Histórica ya han iniciado, además, los trabajos de cara a la celebración el próximo año del 75 Aniversario. La Coordinadora ha fijado para el 8 de junio la próxima reunión para avanzar en esta línea. Por su parte, el Ayuntamiento ha empezado a impulsar los preparativos de la que se espera sea una conmemoración compartida en Galdakao el 19 de mayo de 2012.