El alcalde de Galdakao y el de Jaca muestran su disposición a trabajar conjuntamente por la exhumación de los restos de Pedro Asua, fusilado en 1938

El galdakaoztarra Pedro Asua Zubiaur fue fusilado a los 21 años de edad en Jaca el 7 de febrero de 1938, tras ser juzgado por un tribunal militar. Nacido en un caserío del barrio de Elexalde en 1916, fue voluntario al frente nada más comenzar la guerra de 1936. Cuando Bilbao cayó en manos franquistas en junio de 1937, Asua fue cautivo y llevado a un batallón obrero en Jaca para realizar trabajos forzados. Fue juzgado por un tribunal militar, condenado a muerte y fusilado el 7 de febrero de 1938 junto al cementerio de Jaca. Fue enterrado, sin nombre, en una fosa común.

La familia sabía que lo habían matado, pero no mucho más. En 2005, su nieto Josu Larrea descubrió que su tío abuelo se fue voluntario al frente y que había sido fusilado en Jaca. Nada más saberlo se puso en contacto con el forense Paco Etxebarria y comenzó a investigar. Desde entonces no ha descansado, pero su tenacidad ha dado sus frutos: sabe con exactitud dónde están sus restos mortales.

Con el objetivo de exhumar los restos de su familiar, Larrea solicitó ayuda al Ayuntamiento de Galdakao, quien se ha puesto en marcha. Tras mostrar su apoyo a la familia, inició una serie de actuaciones para recuperar los restos mortales, ya que, es deseo de la familia que los restos sean exhumados y trasladados a Galdakao.

En este sentido, el Ayuntamiento ya ha dado varios pasos:
  • Contrató a un historiador para dinamizar los trabajos y elaborar informes sobre Pedro Asua.
  • Ha realizado otro contrato con Aranzadi de cara a la recuperación de la memoria histórica, concretamente para investigar las vulneraciones de derechos humanos desde la guerra de 1936 hasta la actualidad. Asimismo, Aranzadi colabora en el caso de Asua.
  • El consistorio de Galdakao se comprometió a contactar con el Ayuntamiento de Jaca.
Cumpliendo con ese compromiso, acudieron a Jaca, el viernes pasado, el alcalde de Galdakao, Iñigo Hernando, el familiar de Pedro Asua, Josu Larrea, el historiador que trabaja con el consistorio galdakoztarra, Ander Aperribai, y Kepa Lizarraga, miembro de Galdakao Gogora, asociación que trabaja por la memoria histórica. Todos ellos se reunieron con el alcalde de Jaca, Juan Manuel Ramón, y posteriormente estuvieron con otros concejales del gobierno. Así mismo, conocieron el lugar donde se encuentran los restos mortales de Asúa.

El viaje fue fructífero: los dos alcaldes mostraron su disposición a colaborar en el proceso de exhumación de Pedro Asua. Es más, Juan Manuel Ramón contó cómo Jaca cuenta con restos de unas 400 personas en fosas comunes de Jaca, y que la exhumación de Asua podría ser el punto de partida para iniciar otros procesos de exhumación.

El alcalde de Galdakao ha dado cuenta de todo ello en una rueda de prensa en la que también ha participado el familiar Josu Larrea, y donde se ha escuchado, mediante vídeo, la valoración del alcalde de Jaca al finalizar la reunión del viernes, y donde muestra su disposición a un trabajo en común. Tras el vídeo, Hernando se ha comprometido a llevar el caso de Asua hasta el final; "es decir, hasta traerlo al pueblo", ha señalado.

Por su parte, Josu Larrea ha expresado la alegría que siente como familiar: "Estamos en un punto de inflexión". Tras tantos años de trabajo y trabas, siente como el caso ha tenido un gran "empujón" por lo que ve "la oportunidad y la garantía" de recuperar los restos de su tío.

El familiar ha agradecido al Ayuntamiento de Galdakao, a su alcalde Hernando y al historiador Aperribai el trabajo que están realizando, así como al Gobierno de Jaca, a su alcalde, concejales y trabajadores; "sobre todo a los trabajadores del cementerio, que han sido muy humanos y nos han ayudado mucho", ha señalado.

Ahora, desea que "se cierre el círculo"; que "los restos del tío Pedro vuelvan a su pueblo, a los terrenos que serían suyos". Precisamente, las tierras en las que se encuentra el cementerio de Galdakao era suyo.

De ahora en adelante, los dos ayuntamientos tienen previsto continuar con el proceso, con la colaboración de Aranzadi, y el Ayuntamiento de Galdakao está en ello: tras recibir el pasado viernes la autorización del Ayuntamiento de Jaca, ha remitido al mismo y al Gobierno de Aragón un informe preliminar sobre el caso, tal y como establece el procedimiento.

El Ayuntamiento de Galdakao seguirá informando de los nuevos pasos que se vayan dando.