Volver arriba
  • 15/07/2021

La Comisión Mixta aprueba la memoria sobre la segregación de Usansolo. Ahora es el turno de la Diputación

La Comisión Mixta sobre la posible separación de Usansolo del municipio de Galdakao ha cumplido con su labor en esta fase del proceso: siguiendo los requisitos de la Norma Foral, ha elaborado una Memoria sobre lo que supondría la segregación. Y lo ha dado por bueno: ha aprobado la tramitación por mayoría absoluta. Por tanto, una vez finalizada la tarea que le corresponde al Ayuntamiento de Galdakao en esta fase, queda en manos de la Diputación Foral de Bizkaia la continuidad a la tramitación.


La memoria, siguiendo la Norma Foral, recoge la viabilidad económica, el estudio cartográfico, la relación de puestos de trabajo y de servicios de los que dispondría el posible nuevo ayuntamiento, entre otros aspectos. El trámite ha sido aprobado por mayoría absoluta con el voto favorable de cuatro de los seis miembros que componen la Comisión Mixta y la abstención de dos.


La composición de la Comisión Mixta es la siguiente: por parte de Galdakao, el alcalde, un representante del PNV y uno de EH Bildu, y por parte de Usansolo, dos miembros de la plataforma Usansolo Herria y uno del PNV. La representación está estructurada en función del número de votos de las últimas elecciones municipales. Cuatro miembros de la comisión han votado a favor de dar continuidad a la tramitación y los dos representantes del PNV se han abstenido.


Superado este paso, el asunto llegará ahora a la Diputación Foral de Bizkaia, al departamento de Desarrollo Territorial. Si la Diputación resuelve que la propuesta cumple con lo establecido, ésta volverá al Ayuntamiento de Galdakao. En el plazo de tres meses, el pleno de Galdakao debería someter la Memoria a pleno y, en ese margen de tiempo, el Ayuntamiento podría realizar una consulta a la ciudadanía de Usansolo para conocer la opinión sobre la posible segregación, tal y como establece la Norma Foral. En el caso de que la Memoria fuera aprobada por mayoría absoluta por el pleno, la decisión sería remitida a la Diputación Foral de Bizkaia, desde donde se trasladaría a las Juntas Generales de Bizkaia. Las Juntas Generales deberían decidir entonces sobre la segregación.