Volver arriba
  • 08/09/2021

La ciudadanía ha decidido destinar la partida de los presupuestos participativos a la recuperación del entorno del Ibaizabal

La ciudadanía de Galdakao ha decidido, en el proceso participativo iniciado en mayo, qué proyecto se incorporará a los presupuestos del 2022: "Recuperación del entorno del Ibaizabal tanto como vía de comunicación como para uso lúdico y turístico". Esta propuesta, que previamente había sido realizada por la propia ciudadanía, se ha impuesto con gran diferencia: el 65% de los y las participantes en la votación han realizado esta elección, siendo la siguiente propuesta apoyada por el 37% de los y las votantes.

En concreto, 645 personas han participado en la votación, siendo la mayoría votos emitidos a través de la web, casi 8 de cada 10 votos. La mayoría de ellos, el 55%, han sido de mujeres, el 44% de hombres y el 1% no binario. El 43% de los y las votantes, por otro lado, están entre los 30 y los 49 años. Olaia Parra, concejala de Participación, Maite Arandia, concejala de Hacienda y Unai Amezaga, técnico de Participación, han explicado el resultado.

La propuesta que tiene como objetivo la recuperación del entorno del Ibaizabal es la que se ha impuesto en el proceso participativo. Dicho proyecto se ha presentado como una medida para la mejora de la movilidad urbana sostenible, un proyecto para conectar Ibaizabal, como medio natural, con el pueblo y su patrimonio cultural. El grupo promotor ha subrayado que se trata de un cambio que incidirá positivamente en toda la ciudadanía.

La propuesta aborda diferentes ámbitos, tomando como base la disposición de espacios tanto para peatones como para bicicletas. Por ejemplo, señala que teniendo un bidegorri que va de Aperribai hasta Urreta, se podría partir a la altura de Bengoetxe con otro trazado mixto para peatones y bicicletas. El recorrido podría salir del puente de Mercadillo, pasar el río hasta Zuhatzu y seguir al río en Plazakoetxe. O bien, entrar a la zona del skatepark y llegar hasta el puente de Torrezabal. Desde allí podría continuar por las huertas y el río para pasar el puente de Bekea y llegar hasta este barrio. En cualquier caso, cabe destacar la necesidad de realizar diversos estudios técnicos, históricos y geológicos previos para analizar la viabilidad de los recorridos y decidir el trazado definitivo.

El proyecto también propone la construcción de pequeñas zonas de descanso cubiertas, donde se incorporarían bancos. También solicita la instalación de papeleras en el recorrido y la retirada de las tuberías existentes en el puente de Torrezabal.

Quienes han realizado el proyecto calculan que se necesitará medio millón de euros para ejecutarlo, y unos dos años. En cualquier caso, se trata de estimaciones basadas en el trabajo realizado por los y las vecinas que han trabajado en el diseño de la propuesta, por lo que es posible que se produzcan adaptaciones en el proyecto que se vaya a ejecutar. Hay que tener en cuenta que hay que realizar el estudio de viabilidad y que, al tratarse de un ámbito relacionado con el río, se necesitarán, entre otras autorizaciones, las de URA.

Por lo tanto, ahora llega el momento de realizar un análisis pormenorizado y el procedimiento completo de elaboración del proyecto real, por lo que es previsible que haya que redefinir algunas características. En cuanto a la estimación económica, también es muy probable que sea necesario un coste superior al previsto para la ejecución del proyecto. Si en el momento de la elaboración del proyecto técnico detallado el presupuesto es inferior a un millón de euros, el Ayuntamiento complementará el proyecto y se destinará la totalidad del millón reservado a los presupuestos participativos. Este es el compromiso que ha adquirido el equipo de gobierno.

A la hora de valorar el proceso, las representantes municipales se muestran optimistas: "Por parte del gobierno, la apuesta de este año ha sido profundizar en las propuestas y hacer una construcción colectiva, y nuestra primera valoración es positiva". Han señalado la labor realizada con la ciudadanía, el trabajo en común entre la ciudadanía y las técnicas y técnicos del Ayuntamiento, y el haber llegado a más asociaciones y barrios. "Somos conscientes de que el camino es largo porque nuestro objetivo final el ambicioso: trabajar para conseguir un pueblo cohesionado y participativo", han señalado, agradeciendo la labor de quienes han participado en el proceso de un modo u otro, y mencionando expresamente el compromiso de las y los ciudadanos y los y las técnicas municipales que han conformado el grupo motor.