Volver arriba
  • 15/09/2021

La artista Lian termina el mural que estaba realizando junto al ayuntamiento, una imagen que simboliza la fuerza de la unión, el color de la diversidad y la riqueza del cuidado mutuo

Una mujer joven tranquila, descansando. Entre los edificios se vislumbra en tamaño grande su bello rostro. Por el perfil del edificio desciende su largo pelo, desde una altura de 20 metros. Diferentes manos trenzan su pelo de colores; robustas manos de personas diferentes, tanto suaves como arrugadas. La muralista Lian, conocida como Murales Lian, refleja en su recién terminada obra en Galdakao la fuerza de la unión entre diferentes, la riqueza de la colaboración y el vivo color que resulta del cuidado mutuo.
Se trata de un mural grande, que refleja el salto del blanco y negro a la vida, gracias al color. La obra se ubica en la fachada trasera del portal 61 de Juan Bautista Uriarte, la que da al parking rotatorio junto al ayuntamiento. No se trataba de una pared fácil de pintar, ya que tiene superficies y esquinas de diferentes tamaños: por una parte, la pared orientada al parking, es una pared alta que ha estado vallada por un andamio durante varios años; por otra parte, la superficie que nace de la terraza del portal de Juan Bautista Uriarte 63, orientada a la parte trasera de la casa consistorial. En estas dos paredes, con un tamaño de 4,30 x 20 metros y 8 x 7 metros, descansa esta mujer joven.
Para el que se preveía un trabajo difícil, el Ayuntamiento de Galdakao ha contado con la colaboración de la conocida artista, y ha logrado, en aras de lograr un paisaje urbano más agradable, integrar la belleza de esta pared envejecida en la belleza de los edificios contiguos. Lian es una artista reconocida internacionalmente, que está adornando paredes de todo el mundo con sus trabajos. Prueba de ello es que el medio especializado escocés Street Art 360 ha incluido un trabajo suyo en la lista de los 100 mejores murales del mundo, en concreto en el 46º puesto por la obra realizada en Leitza.
Lian ha explicado su obra: "Si coges un pelo, solo uno, será frágil y se puede romper. Pero si juntas muchos pelos en una trenza, ésta será muy fuerte y resistirá. Eso es lo que significa este mural."
También ha dado más detalles: "en el dibujo se juntan tres manos diferentes: de una persona mayor, de una más joven y una mano de una persona negra o mestiza.la trenza la están haciendo personas de diferente edad y etnia. Y tiene colores diferentes: diferentes modos de mirar, diferentes formas de hacer, diferentes estilos. Todas estas manos diferentes que están haciendo la trenza se unen para hacer algo fuerte, y esta fuerza da color y, por lo tanto, vida al rostro de la persona que aparece en la pared de la izquierda. Esto es lo que quiero expresar: si nos unimos somos fuertes, y damos vida a la gente, al pueblo, a través del color. Cuidándonos, protegiéndonos, nos hacemos más fuertes.
La artista se ha mostrado a gusto con la obra realizada, y ha dicho que es acorde con la forma de ser de las y los galdakoztarras: "Me han cuidado muy bien aquí. Cada vez que bajaba de la grúa me ofrecían algo, café, té, agua.me he sentido como una reina. Me han cuidado mucho y por eso creo que el mural está muy relacionado con Galdakao. ¡Todos y todas juntos! ¡Claro que sí!
La admiración y las palabras de agradecimiento que ha recibido de la ciudadanía han sido constantes, y por eso la muralista está muy contenta. "La gente está muy contenta, y ¡yo también! Es magnífico ver las caras de la gente que mira el mural; eso es lo más bonito: ver la expresión de la gente mayor, de la gente joven. Y continuamente se me acerca la gente para decirme que es muy bonito, que es una pasada."
Feliz por el trabajo realizado y feliz por la acogida de las y los galdakoztarras, Lian afirma que vendría de nuevo a Galdakao muy gustosamente: "¡Estoy con muchas ganas de repetir! Cuando queráis, vendré enseguida".