Volver arriba
  • 14/01/2021

Es decepcionante ver cómo el proyecto del metro, que impulsaría la cohesión territorial y el transporte público, se condiciona a fondos europeos

El Ayuntamiento de Galdakao valora las últimas informaciones publicadas por el Gobierno Vasco y la Diputación Foral de Bizkaia sobre el proyecto que llevaría el metro a Galdakao como un nuevo desencanto. El alcalde de Galdakao, Iñigo Hernando, ha afirmado que "Es decepcionante que en lugar de fomentar la cohesión social y el transporte público, el proyecto de metro para Galdakao quede supeditado a Europa, máxime cuando vemos pasar por delante proyectos como la ampliación de la Supersur y la subfluvial de Lamiako".

Hay que tener en cuenta que estos dos proyectos fomentan el vehículo privado, que son enormes infraestructuras enfocadas al uso del coche y que, sin embargo, el Gobierno Vasco y la Diputación Foral de Bizkaia han decidido priorizar y llevarlas a cabo, mientras el transporte público que prestaría servicio público a más de 50.000 vizcaínos ha quedado al margen a expensas de ayudas europeas. El Ayuntamiento hace un llamamiento al Gobierno Vasco y a la Diputación para que opten por la sostenibilidad.

El Ayuntamiento también quiere advertir de que, con la vía anunciada, se está perdiendo la oportunidad de avanzar en la cohesión territorial. El Ayuntamiento tiene claro que el proyecto del metro debe contar con estaciones en los barrios, lo que significaría prestar servicio realmente, ya que supondría una conexión importante para los barrios situados fuera del centro. Pero no sólo eso: la conexión sería importante para Arratia y la forma de hacer accesible el Hospital de Galdakao-Usansolo. Y no es baladí, ya que dicho hospital da servicio a un tercio de los vizcaínos, abarcando por el norte las comarcas de Busturialdea y Lea-Artibai, atravesando Arratia y Duranguesado, llegando hasta Gorbeialdea, incluyendo la comarca alavesa de Aiara. En total, da servicio a 313.0000 habitantes. Sin embargo, Usansolo es el único gran hospital de Bizkaia que no cuenta con servicio de metro: Basurto, Cruces y Urduliz cuentan con metro, y Usansolo no.

Teniendo en cuenta todo ello, el Ayuntamiento hace un llamamiento a reflexionar sobre el camino tomado, a cambiar de rumbo y a apostar por la cohesión territorial, el transporte público y la sostenibilidad, sin ningún tipo de excusas.