Volver arriba
  • 30/11/2020

El Ayuntamiento de Galdakao construirá 60 viviendas para las y los galdakoztarras con menos recursos, por las que habrá que pagar 150 o 180 euros al mes

"Es la primera vez que Galdakao va a gestionar la problemática de la vivienda desde un punto de vista social". Con estas palabras ha explicado, el alcalde Iñigo Hernando, la importancia del proyecto de construcción que ha presentado: El Ayuntamiento de Galdakao, en colaboración con el Gobierno Vasco, construirá 60 alojamientos dotacionales en una zona del aparcamiento situado entre las calles Ibarluze y Zabalea. Se trata de los alojamientos destinados a la población más necesitada, que podrán ser utilizados por cada usuario o usuaria durante un máximo de cinco años, abonando 150 o 180 euros mensuales, según el tipo de vivienda. El alcalde, la concejala de Vivienda, Nerea Orozko, y el arquitecto Ray Mendiburu han dado a conocer la medida en rueda de prensa, en el mismo lugar donde se construirán las viviendas. La concejala Orozko ha explicado que se trata de un paso importante, pero no el único, ya que se prevén más medidas encaminadas a alojamientos sociales.


El alcalde ha recordado que la vivienda es un derecho humano y que las administraciones deben trabajar para garantizarlo. Sin embargo, en Galdakao la vivienda sigue siendo un problema, ya que no se han tomado medidas para dar soluciones a quienes menos recursos tienen. "Se debe entender la vivienda como una necesidad", ha explicado Hernando el cambio de política que pretende llevar su gobierno al respecto.


En este sentido lleva trabajando el Ayuntamiento durante meses, como tema prioritario que considera. No es casualidad que el proyecto número 50 del plan de gobierno hable de "crear un plan de vivienda social". Este trabajo ha dado su primer fruto y, en año y medio de gestión, ha logrado un acuerdo inédito con el Gobierno Vasco en Galdakao: recibirá 2.400.000 euros para la construcción de alojamientos para las personas más necesitadas.


Orozko ha explicado que la medida está enfocada a las personas más necesitadas, con menos recursos. Las personas jóvenes, las que han quedado sin poder pagar una vivienda por haberse separado, las mujeres que han sufrido violencia machista, las migrantes, las personas que se han quedado en la calle por no haber podido pagar la hipoteca o las personas desempleadas, así como las personas con minusvalías físicas y psíquicas, pueden ser las destinatarias principales.


El plazo máximo de permanencia en estas viviendas será de cinco años, durante los cuales se procurará mejorar la situación de esas personas. La concejala de Vivienda ha precisado que si alguien consiguiera salir de esa precariedad, se buscaría otra solución: "no dejaremos a nadie en la calle". "Estamos trabajando en ese sentido", ha añadido. "Es un paso muy importante, y no será el único", ha precisado.


El arquitecto Mendiburu ha explicado las características de estas casas. En el edificio, de cuatro plantas, se crearán 60 viviendas distribuidas de la siguiente manera:


- De una sola habitación: 43 alojamientos. Serán de 42 metros cuadrados, con un canon mensual de 150 euros.


- De dos habitaciones: 16 viviendas. Tendrán 53 metros cuadrados útiles, por 180 euros al mes.


- Para personas con discapacidades físicas o psíquicas: Un alojamiento. Tendrá 56 metros cuadrados totalmente adaptados. Se podrá utilizar por un canon de 150 euros al mes.


Esta distribución se ha realizado teniendo en cuenta los trámites realizados por las y los vecinos de Galdakao que han solicitado vivienda social, pero si se observara una variación de las necesidades también se modificaría la distribución.


Mendiburu también se ha referido a los plazos de ejecución. La elaboración del proyecto requiere la aprobación de un plan especial, que puede durar unos ocho meses, y la elaboración y redacción del proyecto, que tarda unos ocho meses más. Para la ejecución de las obras se necesitarán otros 18 meses.


Mientras tanto, se llegará a un acuerdo con el Gobierno Vasco para la gestión de los alojamientos y el Ayuntamiento determinará las normas de uso. Eso sí, ha dejado claro que todos esos alojamientos serán para los galdakoztarras.


El arquitecto ha añadido que no se eliminará el aparcamiento. El proyecto podría suponer la pérdida de unos pocos aparcamientos, pero la opción que más fuerza tiene en estos momentos es la de ampliar el número de aparcamientos. A pesar de que se eliminarán dos filas de coches para construir viviendas, el Ayuntamiento tiene sobre la mesa la posibilidad de añadir aparcamientos subterráneos, creando otras tantas plazas bajo el parking existente cuando se realicen las obras de la vivienda.