Volver arriba
  • 31/10/2019

El Ayuntamiento aplicará una bonificación del 50% a los vehículos híbridos

Han sido diversos los temas tratados en el pleno de octubre: se ha declarado concejal no adscrito a Miguel Angel Martín, se han ampliado medidas para premiar los coches menos contaminantes, se ha rechazado la petición de cambiar los criterios para la utilización de la sala de exposiciones de Torrezabal, y se han aprobado dos mociones que, al hilo del 40 aniversario del Estatuto de Gernika reivindican el derecho a decidir.


El pleno de octubre comenzó, ayer a la tarde, dando cuenta del cambio de situación del concejal Miguel Angel Martín. Se trata de un concejal que hasta ahora era representante de la plataforma Auzoak, y por tanto, miembro del equipo de gobierno. Debido a disputas internas, Martín ha abandonado la plataforma, por lo que ha pasado a ser concejal no adscrito. Por lo tanto, de ahora en adelante, pasará a ser parte de la oposición. En todo caso, eso no cambiará las mayorías del ayuntamiento: el equipo de gobierno lo componen ahora 12 representantes (6 de EH Bildu, 3 de Auzoak, 2 de Usansolo Herria y 1 de Podemos), y habrá 9 concejalas y concejales en la oposición (6 de PNV, 2 de PSE-EE y 1 no adscrito). Martín ha manifestado que tiene intención de trabajar en la línea de hasta ahora.


El segundo tema tratado ayer tiene un objetivo medioambiental: el ayuntamiento ha dado un nuevo paso para bonificar los vehículos que menos contaminan. La medida afecta, concretamente, a los vehículos de motor híbrido y los que utilizan gas como combustible, sea gas natural, gases licuados del petróleo o bioetanol. Tendrán una bonificación del 50% en los impuestos. Esta medida se suma a los coches eléctricos y a los vehículos de emisiones nulas de CO2, ya en vigor. Según ha explicado la concejala de Hacienda Maite Arandia, esas bonificaciones se aplicarán durante los cinco primeros años de vida del vehículo, a partir del ejercicio siguiente a la fecha de solicitud, y sin que tengan carácter retroactivo.


Tras la parte resolutiva, se procedió al debate de otro tipo de temas. En primer lugar, el concejal del PSE-EE Txema Larrazabal puso de nuevo encima de la mesa, un tema que ha creado crispación entre políticos. Denunció el haber mostrado las obras de arte del preso de Galdakao Jon Bienzobas en la casa de cultura del municipio, y pidió medidas para que situaciones parecidas no se vuelvan a repetir. Para ello, propuso que se cambie el procedimiento de permitir o no exposiciones. Las y los miembros del equipo de gobierno acusaron al concejal de querer aplicar la censura y de pretender crear enfrentamientos artificiales, por lo que le invitaron a que optara por la vía de la convivencia. La moción obtuvo únicamente los votos a favor de los dos representantes del PSE-EE. Los 12 miembros del equipo de gobierno votaron en contra, y los 6 concejales jeltzales y el no adscrito se abstuvieron.


Por otra parte, se presentaron tres mociones relativas al 40 aniversario del Estatuto de Gernika: el presentado por el PSE-EE alababa sus virtudes y proponía celebrarlas. El del PNV pedía la transferencia de todas las competencias y defendía el derecho a decidir y la opción de hacer un acuerdo con el Estado Español. El de EH Bildu proponía un nuevo ciclo político que traiga un nuevo modelo que tenga como base el reconocimiento de Euskal Herria como nación y el derecho a decidir.


La propuesta del PSE-EE lo apoyaron únicamente los dos concejales de su partido, por lo que no se aprobó. Las mociones de EH Bildu y del PNV, en cambio, tuvieron suficiente apoyo para su aprobación: además de los votos propios, cada uno de ellos obtuvo, también, los votos a favor de los dos concejales de Usansolo Herria y del de Podemos.