Volver arriba
  • 07/01/2021

Comienzan las labores de limpieza de la parcela de Gorosibai convertida en vertedero, de cara a recuperar la zona

Los terrenos y edificios donde se situó la empresa Maderas Basañez, en Gorosibai, llevan años abandonados. Se trata de un amplio terreno situado en zona montañosa, con numerosos edificios industriales y grandes naves que se están derrumbando; una zona abandonada, en constante declive, convertida en vertedero ilegal. Esta degradación la ha conviertido en un lugar sucio y peligroso, situación que requería medidas urgentes. Este Ayuntamiento de Galdakao se puso a trabajar en ello, y, después de tantos años de dejadez, ha conseguido en meses que comiencen las labores de limpieza, demolición y descontaminación. Promoviendo la compra de los terrenos de una empresa que fue a la quiebra, ha conseguido que el terreno tenga compradores; unos responsables que deberán mantener sus propiedades limpios, cuidados y sin peligros para la ciudadanía. Los trabajos para ello ya han comenzado.


El terreno referido no pertenece al ayuntamiento, sino que es una propiedad privada. Hablamos de los terrenos donde se encontraba empresa Maderas Basañez; una empresa que tras buenos años empezó a decaer y hace una década se declaró en quiebra. Tras la quiebra, el administrador correspondiente señalaba la necesidad de vender los terrenos para pagar las deudas generadas por la empresa. Pero pasaban los años y no aparecían compradores ni se organizaban subastas. El terreno permaneció en el limbo, sin que nadie se ocupara de su custodia. La suciedad y los residuos se han ido acumulando. Se ha convertido en un vertedero y los edificios y naves se están derrumbando.


Los y las vecinas de Gorosibai han solicitado reiteradamente la limpieza y puesta a disposición del entorno, para lo que el Ayuntamiento de Galdakao ha trabajado en los últimos meses. Ha realizado los trámites solicitando al juzgado y al administrador que saque la zona a subasta para que el o la nueva propietaria adecente la zona. En el caso de que no hubiera compradores, el Ayuntamiento puso encima de la mesa la posibilidad de participar en el subastado.


Gracias a estos movimientos, un comprador se ha hecho cargo de la propiedad y el Ayuntamiento ya le ha puesto las primeras condiciones: que derribe los edificios industriales que están en ruinas, que cierre la zona para que nadie lleve más residuos y que limpie el terreno correctamente. Es muy probable que el suelo esté contaminado, tal y como se refleja en los documentos del Departamento de Medio Ambiente, por lo que se pide al nuevo propietario que presente un proyecto para eliminar esa posible contaminación. El nuevo propietario conocía la situación de la zona y estas condiciones con anterioridad.


El propietario ha solicitado las autorizaciones necesarias, y dispone ya de las correspondientes autorizaciones de demolición y limpieza. Los terrenos están vallados para evitar la entrada de personas, y la empresa ha comenzado los trabajos.


Ahora se ha activado la posibilidad de dar una nueva vida al terreno. La zona está designada como industrial, limitada a la industria de bajo impacto medioambiental. Esto requiere de numerosos estudios y la obligación de presentar un proyecto ambiental, y el Ayuntamiento realizará un seguimiento exhaustivo para asegurar que no se produzcan afecciones agresivas a la naturaleza ni al medio ambiente. El Ayuntamiento de Galdakao otorgará las autorizaciones para los proyectos que el propietario pueda presentar en el futuro, únicamente si se cumplen estrictamente estas condiciones.


Gracias a una buena gestión, este Ayuntamiento ha resuelto en pocos meses un problema de suciedad y riesgos que se ha generado durante más de una década por dejadez. Ya se han iniciado las labores de limpieza y acondicionamiento de la zona.