Volver arriba
  • 29/03/2021

Alumnas y alumnos del instituto Elexalde explican al alcalde su experiencia de intercambio con estudiantes griegos

Durante los dos últimos años, alumnos y alumnas del Instituto Elexalde de Galdakao y del Instituto de Katerini (Grecia) han participado en un programa de intercambio cultural y patrimonial. Dentro del programa europeo Erasmus+, han participado en el proyecto Discover and share your identity mark, y ven con tristeza que está a punto de terminar: el programa concluirá en mayo. La experiencia ha sido muy enriquecedora, según explican tanto el profesorado como el alumnado. A pesar de que la pandemia ha impedido que el programa transcurriera según lo previsto, señalan que han aprendido más de lo que pensaban. Además de un aprendizaje cultural, también han recibido aprendizaje lingüístico: todos los contactos se han realizado en inglés, lo que ha ayudado a las alumnas y alumnos a interiorizar y naturalizar esa lengua.

Las profesoras Gemma Gutiérrez e Iratxe Cuñado y el grupo de estudiantes del primer curso de bachillerato del Instituto Elexalde que han participado en el programa han dado a conocer la experiencia al alcalde Iñigo Hernando. El grupo fue recibido en el salón de plenos del Ayuntamiento, la semana pasada.

Según contaron al alcalde, el proyecto les ha dado la oportunidad de conocer el patrimonio de Grecia, la cultura de la antigua Macedonia, los personajes mitológicos, la comida, los deportes y su forma de vida. Y no sólo de Katerini o de Grecia, según el grupo de Galdakao; en esa labor de mostrar su pueblo y cultura al grupo griego, han aprendido más de lo que pensaban de sí mismos, de Euskal Herria, de sus parajes, de su cultura y su mitología. "Ha sido muy enriquecedor", aseguran. Además, han encontrado sorprendentes similitudes entre ambas culturas.

El año pasado vivieron el momento más intenso de la experiencia, viajando a Katerini. Compartieron la cultura y los modos de vida, realizando la estancia en los hogares de sus familias. Sin embargo, la pandemia torció los planes: tuvieron que regresar un día antes de lo previsto porque fue cuando la movilidad se comenzó a restringir. Posteriormente, el grupo de Katerini no pudo devolver la visita a Galdakao. Sin embargo, han afrontado las dificultades con imaginación -y el apoyo de las tecnologías-; según Gutiérrez, han trabajado "la movilidad virtual". Los dos grupos han seguido en contacto online: se han grabado realizando deportes de ambos pueblos como de un reto se tratara, y han aprendido a hacer comidas de ambos países también online.

El alcalde ha conocido la experiencia de mano de las y los galdakaoztarras, tras lo que ha enviado una invitación al equipo de Katerini mediante vídeo. Les ha asegurado que Galdakao les recibirá con los brazos abiertos en caso de que devuelvan la visita.